jueves, 14 de abril de 2011

Alessandro Manzoni- In Morte (En Muerte)

In Morte

Or dimmi, e non ti gravi,
Se di te vero udii che la divina
De le Muse armonia poco curasti”.
Sorrise alquanto, e rispondea: “Qualunque
Di chiaro esempio, o di veraci carte



Giovasse altrui, fu da me sempre avuto
In onor sommo. E venerando il nome
Fummi di lui, che ne le reggie primo
l'orma stampò de l'italo coturno:
E l'aureo manto lacerato ai grandi,
Mostrò lor piaghe, e vendicò gli umili;
E di quel, che sul plettro immacolato
Cantò per me: Torna a fiorir la rosa.



Cui, di maestro a me poi fatto amico,
Con reverente affetto ammirai sempre
Scola e palestra di virtù. Ma sdegno
Mi fero i mille, che tu vedi un tanto
Nome usurparsi, e portar seco in Pindo
L'immondizia del trivio e l'arroganza
E i vizj lor; che di perduta fama
Vedi, e di morto ingegno, un vergognoso
Far di lodi mercato e di strapazzi.


Stolti! Non ombra di possente amico,
Né lodator comprati avea quel sommo
D'occhi cieco, e divin raggio di mente,
Che per la Grecia mendicò cantando.



Solo d'Ascra venian le fide amiche
Esulando con esso, e la mal certa
Con le destre vocali orma reggendo:
Cui poi, tolto a la terra, Argo ad Atene,
E Rodi a Smirna cittadin contende:
E patria ei non conosce altra che il cielo.



Ma voi, gran tempo ai mal lordati fogli
Sopravissuti, oscura e disonesta
Canizie attende”. E tacque; e scosso il capo,
E sporto il labbro, amaramente il torse,
Com'uom cui cosa appare ond'egli ha schifo.



Gioja il suo dir mi porse, e non ignota
Bile destommi; e replicai: “Deh! vogli
La via segnarmi, onde toccar la cima
Io possa, o far, che s'io cadrò su l'erta,
Dicasi almen: su l'orma propria ei giace.


“Sentir”, riprese, “e meditar: di poco
Esser contento: da la meta mai
Non
torcer gli occhi: conservar la mano
Pura e la mente: de le umane cose
Tanto sperimentar, quanto ti basti
Per non curarle: non ti far mai servo:
Non far tregua coi vili: il santo Vero
Mai non tradir: né proferir mai verbo,
Che plauda al vizio, o la virtù derida.


En muerte

O dime, y no te graves
de ti oí el verdadero dios
las musas de la armonía poco curaste.
sonrío un poco y respondió: cualquiera que sea
como claro ejemplo, o carta de verdad.

Beneficio de los demás, fue para mi siempre habido
en alto honor, y el nombre venerado
fuimos en el, que la primera región
la huella estampo de contorno italiano:
y el oro un gran manto desgarrado
el mostró sus heridas, y vengo a los humildes
y de aquel, que recoge su inmaculado
canto para mí: regresa a la flor rosa.

Aquí, di maestro para ser un amigo,
con reverente efecto admirare siempre
escuela y gimnasio de virtud. Pero la indignación
me lanzo miles, que tus ves mucho
nombre usurpado, y tomar en seco en el Pinto
la inmundicia del camino y la arrogancia
y sus vicios, que perdió la fama
ves, es el genio muerto, un vergonzoso
vamos a alabar a la comercialización y las dificultades

¡Tontos! Ni sombra de un poderoso amigo,
ni como comprar eso tan grande
de ojos ciegos, y divino rasgo de la mente
que por la Grecia mendigo cantando.

Solo venían los amigos de buena fe
cubriéndose en eso, el mal, algunos
con la celebración de la pista vocal derecha:
aquí puede quitar a la tierra, Argos a Atenas,
los ciudadanos de rodas y Esmirna esperan:
no conocen otra patria que el cielo.

Para ustedes, mucho tiempo las hojas sucias, mal
los sobrevivientes, oscuro y deshonesto
la vejez le espera, se quedo en silencio y sacudió la cabeza
y el labio extruido, con la amargura trenzado,
aquel que le toca lo que merece le da una mierda

Su nicho me dio alegría, y no ignorancia
haces bilis y replicas: ¡Ah! Marchitamiento
el camino trazado con el fin de tocar la parte superior
puedo, o hacer, que si voy a caer e la pendiente
es cierto, al menos, en la huella y sus mentiras.

Mira, de prisa y meditar poco
satisfechos, para la meta nunca
no torcer los ojos, mantener la mano
pura y la mente: de las cosas humanas
mucha experimentar, cuando te basta
no tratarlos, no ser servidor
no apoye con el vil, el santo único y verdadero
nunca traiciono: ni decir una palabra,
que yo aplaudo al vicio, o la virtud fingida


Título: In Morte
Autor: Alessandro Manzoni
Créditos: González Garrido Aldo Uriel




Il Cinque Maggio- Alessandro Manzoni



Ei fu. Siccome immobile,
dato il mortal sospiro,
stette la spoglia immemore
orba di tanto spiro,
così percossa, attonita
la terra al nunzio sta,


muta pensando all’ultima
ora dell’uom fatale;
né sa quando una simile
orma di pie’ mortale
la sua cruenta polvere
a calpestar verrà.

Lui folgorante in solio
vide il mio genio e tacque;
quando, con vece assidua,
cadde, risorse e giacque,
di mille voci al sonito
mista la sua non ha:


vergin di servo encomio
e di codardo oltraggio,
sorge or commosso al subito
sparir di tanto raggio;
e scioglie all’urna un cantico
che forse non morrà.


Dall’Alpi alle Piramidi,
dal Manzanarre al Reno,
di quel securo il fulmine
tenea dietro al baleno;
scoppiò da Scilla al Tanai,
dall’uno all’altro mar.


Fu vera gloria? Ai posteri
l’ardua sentenza: nui
chiniam la fronte al Massimo
Fattor, che volle in lui
del creator suo spirito
più vasta orma stampar.


La procellosa e trepida
gioia d’un gran disegno,
l’ansia d’un cor che indocile
serve, pensando al regno;
e il giunge, e tiene un premio
ch’era follia sperar;


tutto ei provò: la gloria
maggior dopo il periglio,
la fuga e la vittoria,
la reggia e il tristo esiglio;
due volte nella polvere,
due volte sull’altar.


Ei si nomò: due secoli,
l’un contro l’altro armato,
sommessi a lui si volsero,
come aspettando il fato;
ei fe’ silenzio, ed arbitro
s’assise in mezzo a lor.


E sparve, e i dì nell’ozio
chiuse in sì breve sponda,
segno d’immensa invidia
e di pietà profonda,
d’inestinguibil odio
e d’indomato amor.


Come sul capo al naufrago
l’onda s’avvolve e pesa,
l’onda su cui del misero,
alta pur dianzi e tesa,
scorrea la vista a scernere
prode remote invan;


tal su quell’alma il cumulo
delle memorie scese.
Oh quante volte ai posteri
narrar se stesso imprese,
e sull’eterne pagine
cadde la stanca man!


Oh quante volte, al tacito
morir d’un giorno inerte,
chinati i rai fulminei,
le braccia al sen conserte,
stette, e dei dì che furono
l’assalse il sovvenir!


E ripensò le mobili
tende, e i percossi valli,
e il lampo de’ manipoli,
e l’onda dei cavalli,
e il concitato imperio
e il celere ubbidir.


Ahi! forse a tanto strazio
cadde lo spirto anelo,
e disperò; ma valida
venne una man dal cielo,
e in più spirabil aere
pietosa il trasportò;


e l’avvïò, pei floridi
sentier della speranza,
ai campi eterni, al premio
che i desideri avanza,
dov’è silenzio e tenebre
la gloria che passò.


Bella Immortal! Benefica
Fede ai trïonfi avvezza!
Scrivi ancor questo, allegrati;
che più superba altezza
al disonor del Golgota
giammai non si chinò.


Tu dalle stanche ceneri
sperdi ogni ria parola:
il Dio che atterra e suscita,
che affanna e che consola,
sulla deserta coltrice
accanto a lui posò.





El Cinco de Mayo



Murió. Cual yerto quédase
Dado el postrer latido 
Del alma excelsa huérfano, 
El cuerpo sin sentido, 
Tal con la nueva atónito 
El universo está.

La hora contemplan última 
Del hombre del destino,
Y dudan que en el cárdeno
Polvo de su camino
Pie de mortal imprímase 
Que le semeje ya.

Le vi en el trono fúlgido
Y fue mi lengua muda; 
Cayó, se alzó y postráronle 
Por fin en lid sañuda;
al recio grito múltiple 
Voz no añadí jamás.

Virgen de injuria pérfida
Y encomio lisonjero,
Mi Musa, cuando súbito 
Se oculta el gran lucero, 
Rinde a la tumba un cántico 
No efímero quizás.

Del Alpe a las Pirámides,
Del Rhin al Guadarrama, 
Lanzó tras el relámpago 
Él la celeste llama; 
Hirió de Scila al Tañáis
Y de uno al otro mar.

Si esto fue gloria, juzgúelo 
Futura edad: la nuestra 
Humíllese al Altísimo 
Que dilatada muestra 
De su potente espíritu 
Quiso en el hombre dar.

El zozobroso júbilo 
Que un gran designio cría, 
Los indomables ímpetus 
De quien reinar ansia,
Y obtiene lo que fuérale
Vedado imaginar;

Todo lo tuvo, obstáculos 
Grandes y grande gloria.
Y proscripción y alcázares,
La fuga y la victoria.
Se vio dos veces ídolo, 
Dos pereció su altar.

Dos siglo combatíanse 
Cuando su voz oyeron,
Y a él como a ley fatídica
Sumisos acudieron:
Callar les hizo, y arbitro
Sentóse entre los dos.

Y de honda envidia y lástima 
Objeto en su caída, 
Cerrada en breve círculo 
Desperdició su vida, 
Odio y amor sin limitas 
De sí dejando en pos.

Envuelve y hunde el náufrago 
Ola que, alzándole antes. 
Dejaba que en el piélago 
Con ojos anhelantes 
Buscara en vano el mísero 
Tierra distante de él.

Así abismaba al héroe 
Tanto recuerdo amargo: 
Él de historiarse impúsose 
Mil veces el encargo,
Y mil cayóle inválida
La mano en el papel.

Mil veces ¡ay! al tétrico 
Fin de inactivo día. 
Bajo las ígneas órbitas, 
Brazos con pecho unía,
Y le asaltó en imágenes
El esplendente ayer.

Y vio las tiendas móviles,
Y armas la luz volviendo,
El galopar belígero 
Valles henchir de estruendo 
Las imperiosas órdenes
Y el pronto obedecer.

Quizás ¡ay! de la pérdida 
Rendido al desconsuelo, 
Desesperó; mas próvida 
Mano llegó del cielo
Y a la región vivífica
Piadosa le llevó.

Donde floridos tránsitos 
Ofrece la esperanza 
Al campo en que magnífico 
Premio sin fin se alcanza,
Y noche muda tórnase
La gloria que pasó.

Bella, inmortal, benéfica 
Fe, por doquier triunfante 
De un nuevo triunfo alégrate; 
Cerviz más arrogante 
Al deshonor del Gólgota 
Nunca se doblegó.

Libra los restos débiles 
Tú de injurioso acento; 
Dios, que alza y postra, dándonos 
Tribulación y aliento. 
Ya solitario el túmulo, 
Al lado vigiló.


*Nota: Esta oda, la compuso con motivo de la muerte de Napoleón que es generalmente considerada como una de las más inspiradas de los tiempos modernos. La traducción al castellano se debe al poeta español Juan Eugenio Hartzenbusch.



Título: Il Cinque Maggio

Créditos: Paula Nayeli Meraz Flores
Grupo: 511





Il Cinque Maggio


Referencia del video:  Youtube https://www.youtube.com/watch?v=BqAU7FK3s5Y 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada