lunes, 25 de abril de 2011




Prerromanticismo

El prerromanticismo es una etapa que se desarrolla a mediados del siglo XVIII, en la que se manifiestan ideas y sentimientos netamente anticlásicos y que preparan el triunfo romántico. Si bien el prerromanticismo se desarrolló principalmente en Inglaterra y Alemania, también encontramos en Francia algunos gérmenes de la nueva estética.


El prerromanticismo francés.
En Suiza y Francia hay que mencionar a Rousseau y a Voltaire, cuyas ideas van a ser importantísimas para el cambio hacia la nueva estética. En Rousseau, son tres las ideas que van a tener importancia como preludio del Romanticismo:
  1. Sus ideas sobre el amor y la libertad.
  2. La idea de la bondad natural del hombre, que se corrompe por la sociedad.
  3. La necesidad de volver a la naturaleza.

En Voltaire es importante, sobretodo la exaltación de la libertad de pensamiento.


El prerromanticismo Inglés.

En Inglaterra encontramos una larga elaboración prerromántica que se produce durante todo el siglo XVIII. La obra de poetas como Blake (con sus visiones místico- poéticas), Coleridge y Wordsworth, ya revela el poder de la imaginación, el placer de la melancolía y la soledad, la conciencia de la fugacidad y el dolor de la vida humana. Hay una preferencia por los escenarios sombríos, también el gusto por la poesía primitiva y popular.

A fines del siglo XVIII, el escocés James Macpherson dio a conocer una supuesta traducción de las baladas de un antiguo bardo llamado Ossian. En realidad estas baladas eran casi todas obra personal de Macpherson, aunque algunas las recogió de la tradición escocesa. Toda Europa se conmovió con los poemas del falso Ossian, ciego errante que cantaba las ruinas de los viejos castillos, los paisajes melancólicos de las montañas de Escocia y las antiguas leyendas célticas. La poesía ossiánica inició la evocación nostálgica de la Edad Media.

En el plano teórico, Edward Young escribe las conjeturas sobre la composición original, en donde aparecen conceptos claves para el romanticismo y es decisivo para la orientación de las nuevas ideas.



La literatura alemana del siglo XVIII.

El espíritu clasicista de la Enciclopedia y de la Ilustración recibe en Alemania el nombre de Aufklärung (‘’época de las luces’’). Su principal representante es Lessing (1729-1781), famoso por su obra de estética Laocoonte y su Dramaturgia de Hamburgo, alegato contra el teatro clásico francés, al que acusa de escasez de acción. Lessing propone, como modelos, el teatro de Shakespeare y el de los autores españoles.


El prerromanticismo alemán.

En Alemania, el espíritu libre de Lessing y la expresividad apasionada de la poesía de Klopstock representaron los primeros estímulos de la revolución espiritual y estética que buscaba, al igual que la revolución Francesa, la absoluta renovación del hombre occidental.






La generación del Sturm und Drang.

Sturm und Drang (en alemán: tormenta e ímpetu) fue un movimiento alemán principalmente literario, pero también musical y de las artes visuales, desarrollado durante la segunda mitad del siglo XVIII. Sucede y se opone a la ilustración alemana o Aufklärung y se constituye en precedente del posterior Romanticismo. El nombre proviene de una pieza teatral de Friedrich Maximilian Klinger, Sturm und Drang, "tempestad y arrebato".

Este movimiento estético abarcó de 1767 a 1785. Se trata de una reacción -alentada por Johann Georg Hamann y sobre todo por Johann Gottfried Von Herder y su discípulo Goethe contra lo que era visto como una excesiva tradición literaria racionalista. Su rechazo a las reglas del firme estilo neoclásico del siglo XVIII lo sitúan firmemente como parte de un movimiento cultural mucho más amplio conocido como Romanticismo. Frente a los fríos modelos del Neoclasicismo de origen francés, el Sturm und Drang estableció como fuente de inspiración el sentimiento en vez de la razón y tuvo como modelos las obras de William Shakespeare y Jean-Jacques Rousseau.

El Sturm und Drang fue revolucionario en cuanto al hincapié que hace en la subjetividad personal y en el malestar del hombre en la sociedad contemporánea, encorsetado por las diferencias sociales y las hipocresías morales; estableció firmemente a autores alemanes como líderes culturales en Europa en un tiempo en el que muchos consideraban que Francia era el centro del desarrollo literario. El movimiento también se distinguió por la intensidad con la que desarrolló el tema del genio de la juventud en contra de los estándares aceptados y por su entusiasmo por la naturaleza.









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada